Banner El Defensor del Profesor

El defensor del profesor

El DEFENSOR DEL PROFESOR es un servicio de atención inmediata y gratuito para los docentes que necesiten ayuda, apoyo y orientación ante cualquier tipo de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas.

Es un servicio pionero en la denuncia de los problemas de conflictividad escolar, puesto en marcha por ANPE el 30 de noviembre de 2005, que ha atendido ya a más de quince mil profesores de todos los niveles educativos en todo el Estado. Desde la puesta en marcha del servicio, la oportunidad y la justificación del Defensor del Profesor se ha traducido en el debate sobre la conflictividad en las aulas que esta iniciativa ha desencadenado, en la difusión de la misma que han realizado los medios de comunicación, y en la atención que las administraciones educativas han empezado a prestar a este problema: Plan de Mejora de la Convivencia Escolar de la LOE, Observatorio Estatal, actualización de la normativa sobre convivencia escolar en la práctica totalidad de las comunidades autónomas, instrucciones de las Fiscalías Generales con respecto a considerar las agresiones a los docentes como atentados a la autoridad y Leyes de Autoridad del Profesor.

Debemos señalar también que todas las Comunidades tienen la figura del Defensor del Profesor de ANPE, con servicios de atención y ayuda al profesorado.

El acoso al profesor no es un fenómeno nuevo en nuestros centros, pero en estos momentos alcanza niveles muy preocupantes. Hemos de actuar para poner final este tipo de situaciones. Sólo asumiendo cada uno nuestra responsabilidad y actuando con seriedad y rigor, sin bajar la guardia, podremos atajar este y otros problemas de convivencia en nuestras escuelas e institutos. Ahora es el momento.

Está abierto a todo el profesorado y operativo en todas la comunidades autonómicas, con atención personalizada. Las consultas que se realizan son atendidas de forma individual por psicólogos y orientadores especialistas, que asesoran en función de cada caso.

Si la situación lo requiere, pueden intervenir las asesorías jurídicas de ANPE, y el propio sindicato puede efectuar la labor administrativa que sea necesaria.

En todas las llamadas se realizará una recogida de datos significativos de los afectados y de la situación que viven (edad, sexo, problema que les afecta, tiempo que hace que lo padecen, evolución del problema, intervenciones hechas, etc.), porque el Defensor del profesor actúa también como observatorio sobre la violencia escolar, sus informes estructuran las reivindicaciones sindicales sobre la mejora de la convivencia. ANPE garantiza, en cualquier caso, la confidencialidad de los datos.

Si padeces alguna de estas situaciones, no lo dudes, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos

  • Se pierde un tiempo enorme de cada sesión de clase en conseguir un mínimo de silencio y una actitud de trabajo, y en mantenerla a lo largo de cada sesión.
  • Es imposible reaccionar ante cualquier situación de conflicto por grave que sea, si los responsables (equipo directivo y Administración) no cumplen ni hacen cumplir la normativa que establece el marco regulador de la convivencia en los centros, que es de obligado cumplimiento.
  • La actitud de los alumnos conflictivos y el tiempo dedicado a su atención perjudica a quienes desean aprender, lo cual es una verdadera injusticia.
  • La adquisición de conocimientos se ha ido desprestigiando gradualmente y esto impide a los alumnos alcanzar la capacitación adecuada para su futura vida laboral.
  • Los profesores están menos valorados, no sólo por los alumnos sino por buena parte de las familias, a pesar de verse obligados a asumir sus funciones en muchos casos. No se reconoce la profesionalidad.
  • Las decisiones del profesor son cuestionadas. Se deben justificar actitudes como la exigencia, la seriedad, el fomento del estudio. Justificarse continuamente ante la incomprensión general resulta frustrante.
  • La no aplicación de las Normas de Conducta, recogidas en el Reglamento de Régimen Interno del centro producen indefensión tanto en alumnos como en profesores.
  • La repercusión de estos conflictos en la salud obliga a veces a recurrir a bajas que distorsionan el funcionamiento del centro y perjudican al alumnado.
  • Por todo esto, el estado anímico del profesorado es cada vez menos adecuado para hacer frente diariamente a la delicada tarea que ha emprendido por vocación.

El Defensor del Profesor se consolida año tras año como un servicio de atención gratuita para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en el aula, las fases de este servicio se basan en:

  • Escuchar al profesor respetando en todo momento el anonimato.
  • Evaluar la situación de conflictividad.
  • Intentar resolver esa situación conflictiva, asesorando y poniendo en marcha los mecanismos necesarios para solucionar el problema.
  • Reflejar estadísticamente los datos generales obtenidos, confeccionar informes, analizando la incidencia de estos hechos, sus causas y repercusiones.
  • Demandar a las administraciones educativas que lleven a cabo una campaña institucional de concienciación, dirigida a la sociedad, a las familias y a los jóvenes, y que en su “plan de choque contra la violencia escolar” arbitren las medidas oportunas para mejorar la convivencia y acabar con cualquier tipo de agresión en los centros (psicológica, física o verbal).